Ecografía abdominal para perros

Un examen de ultrasonido abdominal es una herramienta de diagnóstico que se utiliza por muchos veterinarios. El ultrasonido no es invasiva y puede dar al médico una idea clara de lo que está pasando dentro del cuerpo del perro. Un ultrasonido abdominal es indoloro y tiene un bajo riesgo de efectos secundarios.

Una ecografía abdominal se realiza mediante la colocación de gel en un transductor y moverlo en el abdomen del perro. El ultrasonido funciona transmitiendo ondas de ultrasonido a través del transductor. Estas ondas son reflejadas por los órganos internos, lo que produce una imagen de la órgano interno del perro en una pantalla de ordenador.

Hay muchas ventajas a usar la ecografía abdominal en el perro. En primer lugar, no es doloroso y la mayoría de los perros no tienen que ser sedado para el procedimiento. En segundo lugar, un ultrasonido abdominal puede ayudar a evaluar los riñones, la vejiga, el útero, el hígado, el bazo, el estómago, la próstata y los intestinos. En tercer lugar, una ecografía abdominal puede ayudar a determinar si hay algún tumores presentes en estos órganos, o cualquier anormalidad de los ganglios linfáticos, como la ampliación.

Mientras que una ecografía abdominal es una herramienta de diagnóstico popular, muchos veterinarios tienen que enviar a sus pacientes a clínicas especializadas donde hay equipos para probar que muchos veterinarios no tienen. Otra razón es que un técnico de ultrasonido capacitado debe realizar la prueba, haciendo ecografía abdominal bastante caro.

Algunos tipos de síntomas que un ultrasonido abdominal puede usarse para diagnosticar son diarrea, vómitos, sangre en la orina, fiebre inexplicable, falta de apetito y pérdida de peso. Una ecografía abdominal puede llevar a cabo después de un examen de rayos X o análisis de sangre indica un problema en un órgano específico, como el hígado o el bazo.

La ecografía abdominal es una herramienta de diagnóstico, pero no es 100 por ciento exacta, y puede no ser capaz de dar el veterinario de la información específica que está buscando con el fin de hacer un diagnóstico. Esto puede hacer que sea necesario para llevar a cabo procedimientos adicionales, como endoscopia o una radiografía con medio de contraste por vía intravenosa. En algunos perros, puede ser necesario para un correcto diagnóstico y plan de tratamiento de la cirugía exploratoria.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *